La nueva criada relato erotico xxx


Buscar Relatos eroticos ( Busqueda avanzada )

3.17 / 5 (106 votos)

La nueva criada

Categoría: Infidelidad Comentarios: 0 Visto: 27695 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 20/03/2017, por: Anonimo

¡ULTIMO DIA! SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION)

Pepi llegó a casa recomendada por una amiga del pueblo. Tendría unos dieciocho años. Era bajita y regordeta, con cara roja de campo y el pelo en melenita corta, tintado de rubio con agua oxigenada. Era muy cateta, pero además, medio tartaja y parecía mas limitada que las anteriores criadas que habiamos tenido.

Una tarde volví de la oficina antes de lo acostumbrado, porque retransmitían un partido de la selección española de futbol. Me senté en el sofá del cuarto de estar, me serví un whiskisito y me dispuse comodamente a ver el partido. Mi mujer había salido a hacer unas compras y la muchacha se escuchaba a lo lejos, lavando a los niños en el cuarto de baño. De pronto, escuché unos gritos y fui alarmado a ver que ocurría.

Los niños estaban formando una tangana impresionante y no dejaban que Pepi los lavará. Habían estado salpicando agua a diestro y siniestro y tanto el suelo, como la misma muchacha, estaban empapados. Me quedé en el marco de la puerta para imponer un poco de respeto. “Has visto” – empezó a decirle a Eduardito – “aquí está tu padre. A ver si ahora sigues tirando agua”. Mire usted señolito como lo han puesto todo, me decía sin mirarme, mientras refregaba a los niños con jabón.

El suelo del cuarto de baño estaba lleno de agua y ella tenia la camiseta toda empapada. Se puso en cuclillas y empezó a embadurnar la espalda de uno de los niños con una esponja que echaba espuma por los cuatro costados. Al agacharse, se le subió un poco la falda y ante mis ojos aparecieron dos inmensos muslos, rollizos y hermosos. Quedé sorprendido por la vista. No pensaba que la cateta estuviera tan maciza. Me extrañó, con lo mujeriego que soy, que nunca antes me hubiera fijado en ella. Mira que me había tirado a la mayoría de las chicas que habían pasado por la casa. Pero a ella nunca se me habia pasado por la imaginación tirarle los tejos. Quizás porque parecía medio tonta y siempre andaba desaliñada.

Terminó de lavar a los niños y empezó a secarlos con una toalla grande. Cuando comenzó a vestirlos, como ví que reinaba la paz, decidí volver al salón y continuar viendo el partido.

Me senté en el sofá y eché un trago de whisky. Intenté meterme de nuevo en el partido, pero no podía. Tenia grabados los muslos de Pepi en mi mente. Me levanté y fui de nuevo al cuarto de baño. A los niños se les escuchaba en su cuarto haciendo de las suyas. Mientras Pepi se había quedado en el cuarto de baño, secando el suelo con la fregona. Me fijé que, al igual que la camiseta, tenía la falda totalmente mojada.

Estás empapada Pepi, le dije.

Da igual señolito, estoy acostumbrada, me dijo.

Pero es malo, debes secarte pronto o cogerás un resfriado, le contesté. Cogí una toalla, se la eché por los hombros y empecé a frotarselos ligeramente.
– Debes cambiarte cuando antes, sino puedes enfriarte.

Ella no decía nada y seguía secando el suelo. Yo seguía frotando con suavidad. Ella no se inmutaba y yo estaba cada vez mas nervioso. Bajé una de mis manos y le froté ligeramente el pecho izquierdo. Tenia las tetas grandes y llenas de juventud. Noté que sus pezones estaban duros y sentí los latidos de su corazón excitado.

“Pepi, ¿tienes novio?”, la pregunté, todo lanzado.

¿Yo?, que va señolito -me contestó- quien va a quererme a mí con lo fea que soy.

Sentía mi polla aprisionada en el pantalón que se había puesto como una piedra.

Le metí una mano por debajo de la falda y empecé a acariciarle los muslos. “Ay, no haga usted eso señolito”, me dijo ella bajito, pero sin mucha convicción.

Le desabroché el botón de la falda, y como estaba mojada, cayó al suelo por su propio peso.

Ante mi sorpresa, no llevaba bragas. Apareció ante mi, todo el esplendor de sus muslos y un culo redondo y macizo. Por los laditos, le sobresalía una abundante caballera, rizada y castaña.

La volví, la abracé y le di un beso largo en la boca. Se quedó lacia, como una muñeca de trapo. Con una pierna entorné un poco la puerta del cuarto de baño. Me saqué la polla y se la metí de un trallazo. Ella dio un respingo y echó la cabeza para atrás. Entró fácil, porque tenia mas empapado el coño que la camiseta. Empezó a jadear desde el principio, abriendo la boca con suspiros grandes y profundos, hasta que al ratito noté como se corría, mientras decía, señolito… señolito…

Durante un tiempo me la estuve follando casi a diario, pero nunca podré olvidar aquel inmenso primer polvo en el cuarto de baño.

Mandarme vuestro comentario y valoraciones

SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION)

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra , pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Online porn video at mobile phone


playa nudista xxxrelatos-eroticosrelatos eroticos hijoxxx mexicomi prima desnudafollando ala mama de mi amigoxxxlesbicoconfesiones eroticasnarraciones eroticascogiendo con mi mamasexo en el gimxxxmexicorelatos eroticos jugandoxxx familiarporno en oficinaxxx mexicorelatos eroticos mujeres infielesporno filialrelatos eroticos padre hijamaduras infieles mexicanassexo con sirvientasme follo a mi madrastraxxx cunadasrelatos eroticos de amor filialsexo con madrerelatos eroticos mi hijame coji ami sobrinatu mejor maestra xxxrelatos eroticos el marquezrelatos eroticos embarazadacojiendome a mi mamarelatos eroticos con imagenesrelatos eroticos ninasrelatos eroticos contados por mujeresrelatos eroticos violacionesme coji a mi madreme cojo a mamarelatos del marquezerelatos eroticos mexicoautobus xxxsexo anal fuertecon la mama de mi amigo xxxxxx con mi amigarelatos heroticos gaycortos relatos eroticoscojiendo con mi amigocojiendo a mi madrastrarelatos eroticos contados por mujeresrelatos eroticos primarelatos eroticorelatos eroticos esposas infielessexo muy durocojiendo con madrastrarelatos eroticos gaysme coji ami primasexo con mujeres madurasrelatos eroticos 2018sexo con mi hermanitarelatos eroticos narradoscojiendome a mi mamarelatos bisexualesver incestoxxxmexicorelatos transexualesrelatos eroticos todorelatoscuentos xxxrelatos eroticos buenossexo penes grandessexo con mi empleadarelatos eroticos esposarelatos eroticos de colegialas